Pasos de progreso para la Sociedad Editora

Pasos de progreso para la Sociedad Editora

Mientras La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana se prepara para dar nuevos pasos de adelanto, es bueno hacer una pausa y agradecer el gran progreso ya alcanzado, como es el haber adoptado la publicación en formato digital y la publicación en Internet. Hoy en día los suscriptores del Christian Science Journal, Sentinel y Heraldo en todo el mundo tienen acceso inmediato a las publicaciones periódicas actuales y a los números anteriores. Y el acceso a una variedad de formatos de la Lección Bíblica está a un clic de distancia.

A la vez, The Christian Science Monitor llega a una cantidad mucho mayor de lectores que en cualquier otro momento de su historia. Muchos millones de personas alrededor del mundo leen su perspicaz cobertura por Internet, y de esa forma, muchos llegan a conocer la idea de la “Ciencia Cristiana” por primera vez. Recientemente recibimos este comentario de uno de esos lectores: “Yo pensaba que el Christian Science Monitor sería algo extremista y absurdo que condenaría la ciencia, y que expondaría su propia versión de los hechos, impulsado por sus propios fines. Imaginaba que este sitio Web sería algo totalmente descabellado. Sin embargo, creo que ustedes tienen un sitio Web absolutamente fantástico, con información precisa y total integridad. Mejor que los medios tradicionales”. El constante compromiso y aprecio que los lectores, suscriptores y anunciantes demuestran tener por las publicaciones de nuestra Iglesia, han contribuido a que se reduzca en más de dos tercios el déficit operativo anual de la Sociedad Editora.

Si bien todavía queda mucho por lograr, sentimos que este progreso extraordinario ha sido el resultado de haber prestado consagrada atención al propósito espiritual que su Fundadora, Mary Baker Eddy, dio a cada una de nuestras publicaciones. Tanto los empleados de la Sociedad Editora, como aquellos que escriben para nuestras publicaciones, demuestran el compromiso diario de alimentar el anhelo espiritual de nuestros lectores y del mundo, y les estamos enormemente agradecidos.

También reconocemos que este progreso no habría sido posible sin la sólida relación de trabajo que existe entre nuestra Iglesia y su rama editorial. Después de todo, la Sra. Eddy indicó claramente a los primeros trabajadores de nuestra Iglesia, que ella “no había querido establecer un fideicomiso separado para dirigir las actividades editoriales, pero que se había visto forzada a hacerlo debido a las limitaciones legales sobre las ganancias de una iglesia, que existían en aquel entonces” (véase Robert Peel, Mary Baker Eddy: The Years of Authority, pág. 417 [Mary Baker Eddy: Los años de autoridad]). A lo largo de los años en la historia de nuestra Iglesia, la estructura y el nivel de participación administrativa de los Fideicomisarios han variado mucho, pero la unidad entre la Iglesia y su Sociedad Editora se ha ido fortaleciendo cada vez más. Sentimos que valorar el propósito espiritual de nuestras publicaciones ha sido la fuerza motora detrás del progreso financiero que hemos experimentado.

En los últimos meses, la Junta Directiva de la Ciencia Cristiana y la Administración Fideicomisaria han estado orando juntas para determinar los próximos pasos para fortalecer la inigualable misión de nuestras publicaciones periódicas de responder al clamor del mundo y su anhelo de conocer la curación-Cristo. Los Fideicomisarios, quienes han estado trabajando a tiempo completo pero mayormente en remoto desde sus casas, reconocieron que para cumplir con las necesidades de gestión de una manera más eficiente y eficaz, sería mejor que los Fideicomisarios vivieran en Boston, y estuvieran disponibles inmediatamente cuando surgiera la necesidad, pero que, en general, podrían dedicarse tiempo parcial al trabajo. Por lo tanto, nuestras queridas amigas y colegas, Judy Wolff, de Virginia, y Linda Kohler, de Vermont, han decidido dejar sus puestos en la Administración Fideicomisaria para hacer posible este nuevo arreglo.

Los Fideicomisarios elegidos para acompañar a Scott Preller en la Administración Fideicomisaria son Margaret Rogers, quien también es Directora, y Lyon Osborn, quien se desempeña como Tesorero y tiene también mucha experiencia como ex Gerente de la Sociedad Editora. Debido a que buena parte del trabajo de los Fideicomisarios envuelve la frecuente comunicación entre los gerentes y los Directores, tener a estos tres dignatarios de la Iglesia en funciones en este momento de transición en la industria editorial ayudará a hacer más eficiente la gestión de la Sociedad Editora, y fortalecerá aún más su relación de trabajo con la Iglesia. Esta estructura también permitirá a los Fideicomisarios concentrarse más en explorar la asociación editorial que la Sra. Eddy estableció entre la Sociedad Editora y los Científicos Cristianos en todo el mundo. Esperamos con interés obtener un mejor entendimiento de la función que los miembros cumplen en la promoción de la Ciencia Cristiana por medio de nuestras publicaciones.

Las palabras no alcanzan para expresar nuestra más profunda gratitud por la dedicada labor que Judy, durante más de siete años, y Linda, durante dos años y medio, han prestado a la Sociedad Editora. Ellas, junto con el ex Fideicomisario Michael Pabst, han trabajado diligentemente para mejorar todos nuestros productos, concentrándose en particular en mejorar el acceso que nuestro movimiento internacional tiene para obtenerlos.

Su dedicación para darle vida a la música disponible en nuestras iglesias ha sido invalorable en el desarrollo de la versión ampliada del Hymnal Supplement [Suplemento del Himnario], el cual la Sociedad Editora espera que estará disponible para la venta en el año 2015. Sabemos que toda nuestra familia de Iglesia nos acompañará al expresar nuestro agradecimiento a Judy y Linda por su constante dedicación para promover la Ciencia Cristiana.

Con mucha gratitud,

Scott Preller, Margaret Rogers y Lyon Osborn
Administración Fideicomisaria, a partir del 1º de febrero de 2014