Solicitud para anunciarse como Practicista de la Ciencia Cristiana

A practitioner talking with a man

Existen muchas profesiones buenas y nobles en nuestro mundo, pero no hay vocación más necesaria que la del sanador. Llegar a ser practicista listado en el Journal y en el Heraldo agrega su nombre a las filas de aquellos que diariamente están aprendiendo que dedicar su propia vida al poder sanador de las leyes de la Ciencia divina, es la vocación más alegre, gratificante y satisfactoria del mundo. 

Hablándonos a cada uno de nosotros, Mary Baker Eddy escribe: “El trabajo de curación, en la Ciencia de la Mente, es el más sagrado y saludable poder que se puede esgrimir. Mis alumnos cristianos, imbuidos con el verdadero sentido del gran trabajo que les espera, entran en este camino recto y estrecho y trabajan concienzudamente” (Retrospección e Introspección, págs. 54-55).

Descargar una aplicación (.pdf)